Filosofándonos

"Si es necesario filosofar, es necesario filosofar. Si no es necesario filosofar, de todos modos es necesario filosofar, porque sólo filosonfando se puede demostrar la necesidad de prescindir de la filosofía". Agustín de Hipona.

martes, octubre 07, 2008

La incierta búsqueda del ser

Un día, como de repente pero no de la nada, el mundo se abre ante uno, sus verdades, sus maravillas, sus misterios. Una voz en forma de sensación comienza a llamarnos, nos incita a la búsqueda, haciendo de ello una necesidad esencial, infranqueablemente incierta, pero con un inconfundible aroma a destino. Y nos embarcamos, pero sin saber a dónde ir, ni qué esperar, sólo con una imperceptible intuición que hace de lo confuso su certeza.

Pero muchas búsquedas fracasan no tanto con lo no encontrado, sino más bien con aquello que no se sabe buscar.

Podemos ver en todas las direcciones, podemos buscar en cada lugar, podemos estar atentos a cada señal, podemos recorrer muchos caminos, y sin embargo nada encontrar; una nada que se manifiesta en cada cosa hallada porque ello es lo peor para quien busca: no el no hallar nada, sino que nada halla en lo hallado.

Toda paradoja es posible para el buscador, y más aún cuando no es producto de sí mismo. Lo buscado muchas veces no se encuentra en algún lugar, sino que uno mismo es ese lugar, y sin embargo esta cercanía dista mucho de ser más sencilla, al contrario, es en donde más todo se aleja, donde más todo se entrelaza a una nebulosa de dudas, no a caminos aceptables o rechazables, sino a caminos posibles, elegibles, determinables, convergentes en un único punto responsable: uno mismo.

4 comentarios:

Azazel dijo...

Buen escrito... Acertaste en lo más difícil...

Galán de Barrio dijo...

cuando uno más busca y más busca el sentido o lo que sea que se supone que debería haber, se encuentra con eso: con la nada

pero eso es lo más maravilloso: cuando llegás a la nada, empezás a construir

Bienvenido al barrio

«Sofi» dijo...

(Acá paso por tu casa con mate en mano.)

Por momentos me acuerdo de aquellos que van a la India a encontrarse con ellos mismos (!)... Así y todo también está el ejemplo de los que van a buscar respuestas a la facultad... (¬¬) En fin, no nos descubras en el camino más directo...
Beso!

Adrianófanes dijo...

Yo creo que cuando la búsqueda no tiene resultados esperados, a veces, es posible hablar de paradojas. Porque toda búsqueda, al menos, conduce a algo...Aunque sea a la certeza de no hallar lo que inicialmente creeríamos que encontraríamos...Y el ser...El ser se busca sin darse cuenta que se tiene a sí mismo.

¿Curioso, no? Un abrazo.