Filosofándonos

"Si es necesario filosofar, es necesario filosofar. Si no es necesario filosofar, de todos modos es necesario filosofar, porque sólo filosonfando se puede demostrar la necesidad de prescindir de la filosofía". Agustín de Hipona.

martes, septiembre 11, 2007

Libertad, elección, decisión

El poder elegir o decidir pareciera ser la manifestación más clara de la libertad; nada pareciera darnos más libertad que sentir tener el destino en nuestras manos, por lo menos en cuanto a lo que nosotros mismos se refiere.

Pero la libertad, la elección, la decisión, también son un modo de condena: condena a lo incierto, a esa incertidumbre de no saber si estamos o no en lo correcto; condena a ser conscientes de lo desolado que puede ser el futuro (aunque no por ello desolador).

Por supuesto que las elecciones y decisiones no son irreversibles, inmodificables; siempre queda la posibilidad de un nuevo comienzo; pero allí nuevamente debe haber una elección, una decisión.
Y en cuanto a la libertad quizá sólo podamos decir que hay libertades más libre que otras, algunas más buscables, algunas más temibles.

No pretendo inquirir en los límites o los alcances de la libertad, la elección o la decisión; hoy me conformo incluso con ser engañado con esto, con que el más ínfimo de los instantes me haya pertenecido; porque a veces sólo basta un instante para que nuestras vidas se definan.

No es nada fácil precisar cuál es una elección o decisión determinante, porque para ello deberíamos poder precisar todas y cada una de las consecuencias, idea que me resulta un tanto inconcebible. Incluso me resulta un tanto inconcebible poder determinar consecuencias retrospectivamente: ¿dónde fijar el fin de una consecuencia, incluso en situaciones extremas o desgraciadas?

Nuestra convicción debe guiarnos, pero debemos estar atentos a que en este afán de guiar no nos haga perder.

4 comentarios:

Azazel dijo...

¿Cómo apreciaríamos la Libertad sin un contraste, sin una ausencia...? Quizá por ello debemos hallar nuevas y más delicadas Libertades, para no desear viejas tiranías....
Un saludo, Alejandrito!

Adrianófanes dijo...

Cuánto hace no pasaba por aquí, y cuánto descubro siempre que me es muy grato vincularme con tus ideas.

Siempre me pasa que pienso muchas cosas en relación a determinadas temáticas, la de la libertad, por ejemplo. A veces pienso que solamente se trata de un deseo inalcanzable, que tiene fines poéticos más que concretos. ¿Acaso exista? ¿Acaso sea una imaginación de los hombres?

El libre albedrío, en definitiva, es una cuestión de larga data. No sabemos si hay determinismo o no. Yo no estaría tan seguro; aunque tampoco me animo a decir que somos libres.

Un gran abrazo.

/*Joel*\ dijo...

me gusto el post, de verdad. creo que ya se sabe al menos un poco de mis tendencias sartreanas...

hoy juro que no puedo dar opiniones. pero pronto lo hare.
abrazos!

Sebastian Sanchez dijo...

estimado alejandro, vi este articulo sobre la libertad en google, y escribi un pequeño articulo en mi blog. http://glutencia.blogspot.com/2011/01/libertad-de-eleccion-principio-de-culpa.html
cuéntame que opinas al respecto.
Estáis todos invitados a opinar.