Filosofándonos

"Si es necesario filosofar, es necesario filosofar. Si no es necesario filosofar, de todos modos es necesario filosofar, porque sólo filosonfando se puede demostrar la necesidad de prescindir de la filosofía". Agustín de Hipona.

viernes, septiembre 28, 2007

Acerca de aprovechar el día

Me cuesta hacerme a la idea de desperdiciar un día, en no hacer de él, aunque mínimamente, algo productivo. Pero aquí surge otra cuestión: ¿a qué considerar algo productivo?

Si nos ponemos en una perspectiva estricta deberíamos decir que el tiempo nunca llega a ser desperdiciado, sino que en todo caso no es aprovechado de manera consciente y por ende en algo que elijamos o creamos provechoso.

Tampoco se trata que nos pasemos la vida tratando de ser aquello para lo cual estamos en este mundo; porque hay tanta certeza en ello como quizás en lo que inciertamente hacemos.

Según lo veamos, un día puede ser tan aprovechado como desaprovechado, incluso haciendo lo mismo, por supuesto, en distintos momentos y bajo distintas circunstancias.

Todos tenemos algo para dar, y también para exigirnos; pero no se trata de desesperarnos ante la fuga de las horas, sino de saber que hicimos lo mejor que pudimos hacer, porque incluso hasta lo bueno en exceso en alguna medida puede resultar desperdiciado.

3 comentarios:

Adrianófanes dijo...

Todos los días me pregunto qué cuestión será eso de hacer algo productivo; y el sólo hecho de preguntármelo deviene un argumento elíptico, lamentable círculo vicioso en el cual, a partir de esa misma serie de interrogantes, encuentro algo que no identifico como provechoso.

glauca dijo...

Días que llegan llenos de vacíos que asfixian...¿qué hacer?...mejor nada ;-)

Azazel dijo...

Posibilidades infinitas y desconocidas...
Un saludo!